La Tanguemia sin fin.

Que el 2020 fue fatídico no hay duda. Cayó el telón y

bajó la persiana para el Tango. Bienvenido Covid-19 una pandemia que insensiblemente nos sumió en un letargo que parece extenderse sin piedad, más allá de nuestras especulaciones más optimistas.

“La Pandemia nos mató” dijo un Milonguero, prohibido el abrazo, la cercanía y el cambio de pareja; el cabeceo muy cerca de convertirse en pieza de museo habla a las claras de una realidad restringida en pos del bien sanitario.

Me pregunto de qué manera esta sombra virósica afectará al Gotán, cuáles serán las secuelas al final de esta pesadilla y mientras miro fotos de un pasado cercano me descubro pensando y con asombro me digo:“parece mentira que las Milongas estén cerradas”si parece que fué ayer la última Milonga y por má que intente conformarme contemplando las glorias del pasado, me rehuso a aceptar aquella frase tan popular hoy en día “y es lo que hay”.

Un colega me dijo “ hay que adaptarse, reinventarse, viste”,

Claro no nos queda otra, si a esta maldita pandemia le debemos algo es el haber forzado a más de uno a ser creativos,

siempre es mejor hacer a estar cruzado de brazos, Bueno en este caso sería cruzado de piernas.

Algunos consiguieron conectarse con sus seguidores por internet via Zoom, bien por ellos (de verdad). No sé a mí no me cierra esa variante, obvio añoro la presencia física del otro ahí cerca, en vivo, si hay que adaptarse por el bien del Tango, que así sea, también hay Milongas virtuales, donde cada uno baila en su casa con su pareja o solo, así nació la expresión de “Solapa” recién salida del horno, que significa bailo solo (en secreto) es que si estás aislado y el Tango te palpita en el pecho y es tu estilo de vida, por mucho que te niegues al sonar un Bandoneón la cocina se transforma en la Milonga y el abrazo cobija en ese espacio que se cierra apretando al imaginario compañero o compañera por el momento ausente.

La Milonga es un espacio donde los códigos establecidos permiten moverse con soltura a decenas de parejas al unísono

y en armonía, a la ya consabida etiqueta tanguera deben sumarse las reglas del protocolo sanitario establecido por la Ciudad de Buenos Aires y que quizás se extienda a todas las Milongas alrededor del Mundo. La normativa señala de manera clara y explícita las regulaciones para la práctica del Tango Danza en las Milongas, algunas de estas reglas ayudarían de alguna manera a reforzar a las ya adquiridas y que son obviadas por la mala práctica y el vicio, por ejemplo el “hablar en la pista”, el protocolo prohibe la charla en la pista de baile, algo respetado a veces y muy molesto, es probable que cada Milonga tenga un referee con silbato, para marcar a las parejas que incurren en falta, se marcará la pista con lugares designados para cada pareja, no pudiendo moverse al siguiente lugar hasta que no se desocupe el próximo espacio, se dejará libre siempre un lugar, se entra y sale de la pista por lugares específicos, no se permitirá cambio de parejas y las mismas deberán registrarse antes de cada Milonga con una declaración jurada (vacunas, contacto con enfermos etc) Las parejas deberán ser convivientes o aquellos que bailan regularmente, al entrar en la Milonga no podrán cambiar de partner.

Los recintos donde se organiza la Milonga deberán cumplir con el protocolo de ventilación y contar con el suficiente espacio físico para mantener la distancia requerida de un metro y medio por pareja, esto reduce el número de concurrentes, con la consiguiente disminución de la taquilla.

Muy pocas Milongas podrán reunir las condiciones necesarias para ser aprobadas por la ciudad, el debate recién empieza.

Aquí en Los Angeles por el momento, las Milongas continúan cerradas así también como los estudios, donde se provee la enseñanza. Los tangueros locales mantienen contacto por las redes sociales al igual que el resto del mundo, la nostalgia por lo perdido y la añoranza del tiempo pasado son sentimientos muy arraigados en el Tango, pilares fundamentales de esta Danza, quién iba a pensar que este bicho ultramicroscópico,

nos traería al presente tanta historia ya sucedida y tantas ganas de volver.


Hasta la Próxima.


22 views0 comments

Recent Posts

See All