EL TIEMPO Y EL ESPACIO EN LA PANDEMIA...




EL TIEMPO Y EL ESPACIO EN LA PANDEMIA HACEN DEL HOY UNA NUEVA TEMPORALIDAD Y NOS INTERROGA SOBRE LA FORMA DE HABITAR EL MUNDO


Hace meses nuestro despertar es otro… algo irrumpió en nuestros ejes temporo espaciales, es decir, todas o casi todas nuestras formas de “ser “ y “estar” tuvieron modificaciones .

Los que todas las mañanas viajaban hacia algún lugar con el fin de llegar a un trabajo o realizar alguna actividad , no pudieron trasladarse ya del mismo modo, ya no hubo desplazamientos de un lugar a otro a lo largo de los días , por lo que el habitual territorio de cada uno, se vio modificado…y ni hablar del tiempo, instancia existencial fundamental, que a la mayoría de las personas, las ordena, las organiza, las sitúa en la posibilidad de ficcionalizar el control del mismo.

Pero este tiempo hoy también quedo estallado, agujereado, desvanecido en extensas secuencias sin forma , donde , por suerte la naturaleza se hizo ver , o mejor dicho, nuestra mirada se enfocó más en ella y nos permitimos ubicarnos entre la luminosidad del sol y las diferentes gamas de colores que nos regaló en estos largos meses La luna.

Del mismo modo notas desde portales, diarios y redes nos cuentan que la Tierra comenzó a respirar, desde algunos lugares de América, como Bogotá, Santiago de Chile, se registra una reducción de más del 25% de partículas contaminantes en el aire, el aire se hizo más puro y desde otros continentes anuncian la presencia de animales más cerca de las ciudades y aguas más claras que agradecen la ausencia de la cercanía del hombre…

Evidentemente algo de la naturaleza, hoy el Covid 19, trajo para el globo llamado terráqueo efectos determinantes, y estos efectos se escuchan en cada discurso, en cada cuerpo y en las subjetividades de cada continente… efecto global como hoy se dice o también sucesos que marcan un antes y un después.

QUE SINTOMATOLOGIAS SON LAS MAS COMUNES EN ESTE TIEMPO PANDEMICO

- La angustia por el aislamiento

Si bien los seres humanos entendemos que este aislamiento es necesario para no contagiarnos y poder cuidarnos entre todos, y cada persona responde de modos singulares a las situaciones de aislamiento, esta angustia es generada por la incertidumbre que genera la imposibilidad de pensar cómo va a ser el futuro, tanto mediato como inmediato.

Generando una ruptura definitiva en la continuidad de la forma de vida que los seres han llevado hasta el momento, suponiendo que esta debería ser ilusoriamente sin contingencias ni disrupciones.

- Sensaciones de ansiedad

Generadas por las modificaciones radicales de nuestros hábitos, cambios de rutinas, modificaciones en los vínculos, en los afectos con seres queridos, viéndose distorcionada toda nuestra vida cotidiana.

Del mismo modo esta ansiedad es generada por modificaciones económicas en los hogares, modificaciones laborales o perdidas de trabajo o salarios, y sobre todo para las personas que viven de forma hacinada y en hogares con condiciones precarias.

- Modificaciones en el dormir

El insomnio y otros trastornos del sueño son lo más común en este periodo, ya que las interrupciones de las rutinas, la menor posibilidad de realizar actividad física, el stress, la falta de vida social junto a los cambios de alimentación hacen que se produzcan muchas dificultades para conciliar el sueño o para mantenerlo .

Este trastorno conlleva consecuencias en el ánimo, bajas en el rendimiento laboral, académico y de la atención cognitiva en general, pudiendo traer enfermedades futuras si esto se sostiene por mucho tiempo

-Sensaciones de miedo y fuerte desorientación

Estos pensamientos dolorosos generalmente son causados por los sentimientos de inseguridad frente al cual nos deja un Virus del cual solo se puede decir que es inédito, es un acontecimiento mundial, le sucede a todas las personas ,presentándose esto como amenazante y todas las expectativas de construcción de futuro se encuentran quebradas.

Suceso que nos desenmarca por momentos de la realidad, dejándonos frente a un tiempo " congelado" de datos sin historia, como un hecho desencadenado, con datos estadísticos por fuera de una narrativa posible.

QUE PODEMOS HACER LOS SERES HUMANOS FRENTE A ESTAS ANOMALIAS

Primeramente debemos marcar y registrar el gran esfuerzo adaptativo y excepcional que está pudiendo hacer el ser humano.

Esta capacidad de adaptación y flexibilidad que tiene el ser humano como posibilidad de reconstruirse frente a catástrofes naturales, como sociales , a las modificaciones de los ambientes que habita , a las nuevas situaciones de stress y de mayor angustia , permite que cada uno genere y construya estrategias para sobrellevar situaciones como estas .

Pero será fundamental que estos cambios y adaptaciones no los piense de modo individual, deberá ser con otros , como parte de una sociedad , trabajo en común y de la forma más solidaria, y solo de esta manera el ser humano se sentirá por fuera de la indefensión.

Otro punto necesario para el ser humano será la posibilidad de realizar el duelo, en términos de los proyectos o situaciones imaginadas antes de este periodo.

Todos pensaban actividades, posibilidades, proyecciones para este año, y nadie imaginaba una ruptura y desequilibrio en nuestro sistema de una forma tan abrupta.

Solo realizando un proceso de duelo en relación a todas estas proyecciones se llegara a la instancia de aceptación de los hechos y tolerancia a la frustración, entendiendo que hoy algunas cosas podrán realizarse y otras no, se experimentara la espera , como otro tiempo posible, saliéndose de la satisfacción inmediata sobre las cosas .

De esta forma se encontrara un camino, algo posiblemente enmarcado y una nueva significación para cada situación vivida, posibilitando al ser humano ocupar un lugar de agente de sus actos y nuevos pensamientos con tácticas y estrategias siempre apostando a la creatividad y potenciales.

Y de esta forma visualizar nuevos y cercanos horizontes , metas y objetivos como proyectos posibles.

Primero objetivos pequeños , para que estos sean posibles de realizar, reconstruir hábitos y actividades pautadas en el dia. Con ciertos intervalos y descansos. Tratando que estás actividades sean con otros , ya sea con las personas que habitamos y tambien con otras , de forma virtual podemos acortar esas distancias. O con las más cercanas de nuestra vecindad o comunidad. Siempre de formas cuidadas y evitando posibles contagios , pero de esta forma de apoco ir saliendo del estado de aislamiento. Todo a su tiempo.

Pero, inevitablemente, estas situaciones nos dejan en la puerta de una detención, y cuando algo detiene de esta forma, más vale darle existencia, porque negarlo sería lastimosamente, no dar lugar a las interpelaciones frente a lo que esto nos deja y sin duda al límite de la repetición de lo idéntico.

Este detenimiento y fuerte intervalo , necesario, nos muestra cierta manera de “estar” , sobrecargados de estímulos , objetos, actividades , sin poder frenar, como sujetos de la urgencia , corriendo, con apuro, sin saber ya para que y a donde…sin poder preguntarnos: ¿Qué es lo que nos apura?

Dándole lugar a algunos interrogantes:

¿Qué efectos tiene entonces este quiebre del tiempo hoy en la personas?

Muchos responden con sintomatologías, dolencias, sufrimientos emocionales mostrando de esta forma que el quiebre se produjo en sus propios cuerpos, quedando enteramente el ser atrapado en estos sentires.

Otros responden desde el mayor negacionismo, dando lugar a las creencias de teorías más conspirativas y persecutorias haciendo de esto una carrera más rápida y más efectiva para continuar sosteniendo un sistema ilusorio, sin quiebre, sin errores, un sistema que nunca debe perder.

Dando como resultado sujetos sin tiempo. Cuerpos económicamente productivos. Donde la finalidad es la acumulación sin límite y donde el hombre ejerce su mayor poder destructivo sobre la naturaleza, sintiéndose por fuera de ella y desde un supuesto lugar de superioridad, convirtiéndola eternamente en moneda.

Sujetos en urgencia y fagocitados por el consumo, ya lo decía el Ex presidente Uruguayo, Pepe Mujica, “…el consumo como parte final de la civilización humana, si seguimos tirando cosas y continuamos fabricando para volver a comprar y volver a tirarlas, así agredimos a la Naturaleza constantemente… “ …cuando Tu compras, no compras con dinero, compras con el tiempo que tuviste que gastar para ganar ese dinero, cuando Tu compras, compras con tiempo de vida humana, pero para vivir la vida se necesita Tiempo y el Tiempo no se puede comprar en el supermercado”.

ALGUNAS CONSIDERACIONES ACERCA DEL TIEMPO

Algunas personas, posiblemente, se detengan frente a estas preguntas más existenciales, las realicen y den suficiente tiempo para que no aparezcan rápidamente respuestas y con la intensión que nunca aparezca una verdad como única.

Y así aparecerá en este atravezamiento la posibilidad de una nueva temporalidad, la singular de cada sujeto.

Pero para poder repensar el tiempo, compasando y simultáneamente , no será sin cuestionar nuestra posición como humanos, donde el paso principal será el de descentramiento, es decir ya no contarnos como humanos centro del mundo o con una categoría superior a otros seres no humanos o de la Naturaleza, sino más bien poder contarnos como parte de ella.

Ensayando algunas respuestas y abriendo siempre nuevas preguntas quedamos así, frente a otra forma de Temporalidad, la de un sujeto que abre sus sentidos frente a la Naturaleza, para dejar de destruirla, para aprender de ella, acercándose para no apropiarse de ella, cuidando todos los territorios y sus ambientes, sin la necesidad de colonizarlos, como nuevos modos de estar en el mundo, haciendo existir otros modos para el Tiempo.

Una de las direccionalidades posibles es la vuelta al tiempo circular o cíclico, el más Originario, donde la idea de tiempo está fuertemente enraizada al ritmo de las estaciones que marcan la Naturaleza, un tiempo más contemplativo, de atención profunda, dejando de habitar un mundo de la hiperatencion , y continuo de actividades de atención dispersa, cambiando rápidamente de foco entre las diferentes tareas , información, estímulos, procesos mentales y dar más lugar a la tolerancia al detenimiento.

Un tiempo que no está asociado a lo utilitario o material, sino más cercano a lo cualitativo y espiritual, donde el hombre no corre frente al tiempo, donde no entra en la categoría de pérdida o ganancia, donde el hombre puede habitar el Tiempo, el Mundo y la Naturaleza conviviendo con ellos, siendo parte, sin la necesidad de dominio, haciendo existir otras formas de temporalidad.

Somos tiempo, pero sin tiempo no hay existencia

Lic. María Susana Botana

Psicologa. Universidad de Buenos Aires

165 views0 comments

Recent Posts

See All