El Tango versus Covid-19

Updated: Oct 8, 2020



“Bailen todos compañeros, porque el Tango es un Abrazo.”

Así reza “Pa’ que bailen los Muchachos” de Enrique Cadícamo, cantado maravillosamente por Fiorentino allá por el 40’ junto a Troilo, lejos muy lejos de esta maldita Pandemia.

Si hablar de Grieta está de moda, el Covid le abrió una muy profunda a la pareja de Tango, provocando una pausa sin alivio ni día final.

La distancia social sumada al uso de barbijo y guantes dieron por tierra con las actividades tangueras en todo el mundo.

Sobrevivirá el Tango? A esta nueva prueba del destino,cuenta la historia que el Tango renació en varias oportunidades como el ave Fénix lo hace de sus cenizas, cuando muchos de sus enemigos y detractors se relamían al ver su caída alma de gorrión; Él surgió nuevamente gracias a los amantes del Tango, aquellos que hacen del Tango un estilo de vida y no una postura.

Hoy nos encontramos con la realidad de tener al Tango en cuarentena, es obvio que al Covid no le gusta el Tango, nos canceló el abrazo dejándonos sin palabras, inermes.

Las Milongas de todo el mundo están cerradas como así también las Academias de Tango. Aquí en Los Ángeles el Tango sufre su penitencia con estoicismo de guerrero, agazapado esperando el momento de volver, como Gardel volviendo a Buenos Aires, el Tango palpita con más fuerza que antes su retorno inevitable.

Profesores, Bailarines y Promotores lejos de permanecer en las sombras, encontraron en la tecnología la manera de gambetear a este virus pretencioso. Hay un sin número de clases en Zoom y Face Book así también como Milongas virtuales, que nos invitan a despuntar el vicio, hasta que esto pase y volvamos al contacto humano, que de eso se trata.

En la Guerra todo vale, y sí… el Tango se atrincheró en la computadora hasta nuevo aviso.

Qué nos deja este Bicho dañino? Es difícil hoy presagiar finales, el Tango se las rebuscó muy bien entre guerras mundiales y milicos prepotentes, quizás pasen algunos meses hasta que volvamos a disfrutar de esta Danza retobada ya sin los límites impuestos por protocolos de distancia.

Todos los finales posibles están abiertos, las cartas están echadas en la timba de la vida, estoy seguro que el Tango como en otras tantas oportunidades ha salvado su carta de triunfo, esperando como viejo conocedor del paño, para jugarse entero al final a suerte y verdad.

Hasta la próxima.


Jorge Visconti. Agosto 2020

18 views0 comments

Recent Posts

See All